Miscelanea

Eduardo Arroyo ante cuatro décadas de obra en lápiz

Cultura ElPaís - Mar, 01/12/2015 - 02:53

Tina, aquella chica del año 65, o los despreocupados muchachos de los ochenta con gafas de cristales azules y rojos. Jack Johnson y Panama Al Brown, púgiles de leyenda. Miró, Dali y Peggy Guggenheim, “que esa sí que compraba cuadros a diario”. U Orson Welles y Fantomas, siempre Fantomas. Una línea trazada con lápices de colores une el rastro de tan marcadas personalidades en la primera presentación en cinco años para una galería de Madrid del pintor Eduardo Arroyo (Madrid, 1937), que reúne cuarenta años de obra sobre papel, con piezas nunca vistas, en el espacio de Álvaro Alcázar del barrio Salamanca. Es el trabajo de toda una vida al servicio de los viejos Alpino, primero, y de los “eficaces” Faber Castell de tiempos más recientes. “Empecé a usarlos de niño, cuando en casa me tenían prohibidas la tinta china y las acuarelas, que lo ponían todo perdido”, explica Arroyo, con robusta decisión, mientras va de un lado a otro, guiado por el capricho de sus recuerdos.

La visita puede funcionar como un repaso a una de las trayectorias más decisivas del arte español del último medio siglo, un viaje que se remonta a los tiempos previos a su “marcha a París”, adonde el joven Arroyo llegó en 1958 para abrirse paso sin contactos en la temible ciudad, firmar algunas de las páginas más brillantes de la figuración narrativa y, de paso, pegarle una paliza pictórica a Duchamp (en el cuadro Vivir y dejar morir. El fin trágico de Marcel Duchamp, firmado con Aillaud y Recalcati y expuesto en el Reina). “Siempre he dibujado compulsivamente”, explica el artista, “no paro ni cuando estoy hablando por teléfono, y nunca he sido de tirar nada”. De la suma de esas costumbres resulta una “antológica de los iconos más constantes de mi carrera".

De la mando de estos viejos conocidos, Arroyo regresa, tras sendas exposiciones en grandes instituciones (el Prado y el Círculo de Bellas Artes), al terreno primigenio para la apreciación y el moderno intercambio artístico: la galería. En un momento en el que estas, acosadas como están por el IVA y la falta de sensibilidad institucional, pugnan por su sentido. “No han bastado estos años de democracia para conseguir crear un mercado en este país”, lamenta el pintor. “En cuanto vienen mal dadas, se ve la fragilidad del sistema, se ha comprobado que carecía de espesor, y han cerrado algunos espacios importantes. Pero el IVA es una broma, es el chocolate del loro. El problema es que aún todo gira en torno a Arco, y eso no puede ser. Por no hablar del despilfarro institucional; todos esos estúpidos museos autonómicos de arte contemporáneo con colecciones inexistentes y que ahora tendrán que convertirse en ambulatorios. Todos somos culpables, los artistas también, que en cuanto nos dieron un poquito de dinero olvidamos las luchas verdaderas, las batallas culturales”.

Categorías: Miscelanea

La palabra en la cultura judía y cómo sobrevivir a la religión

Cultura ElPaís - Mié, 01/07/2015 - 00:09

Dios es una palabra, y la palabra es dios. Cuatro años tenía Fania Oz-Salzberger cuando descubrió esto sin ser consciente de ello ni de saber sus resonancias en la historia de su pueblo y su cultura, la judía, tan marcada por la religión. Fue cuando leyó la primera palabra: Chocolate. Supo de la importancia de la palabra en su cultura de tal manera que “la nuestra no es una línea de sangre, sino de texto”, afirma esta historiadora que acaba de publicar, en compañía de su padre Amos Oz, el libro Los judíos y las palabras (Siruela). Dos personas no creyentes que responden así a quienes aseguran que no existe la cultura judía. Es más, para ella, y para su padre, todas las culturas pueden sobrevivir después de este momento posreligioso, laico. E ir más allá del uso político.

Ese es parte del secreto de la unidad de la cultura del pueblo judío y de la armonía con el curso de su historia, recogida, retratada o reflejada, a través de los libros centenarios, llámense Biblia, Talmud o Tora, e incluso cualquier obra literaria de autores contemporáneos como Philip Roth o el mismo Amos Oz. En todas esas personas la palabra es como dios, por lo contado, por lo escrito, por lo leído y vuelto a contar en una espiral infinita que convierte vida y tradición en arte literario, escrito y oral.

La palabra crea al mundo y ayuda a moldear la identidad de las personas. En este ensayo, añade, hay tres elementos clave: “Explica el milagro de la cultura judía y explica cómo todas la culturas pueden sobrevivir después del elemento religioso y muestra parte de ese secreto de educación a los hijos donde todo niño judío sabe leer”. Una obra que, más que un eslabón entre la tradición y el presente, crea un diálogo no solo judío, “sino también laico, liberal, moderno, globalizado y on-line que utiliza de manera creativa para la propia cultura”.

El ADN lingüístico y fonético de los judíos trasciende el componente genético y religioso, según Oz-Salzberger. La continuidad biológica no es posible, agrega la historiadora, porque su pueblo ha vivido tantos desastres que ese linaje se ha perdido y en cambio sí son descendientes de una comunidad literaria. “Yo desciendo de una familia sefardí pero no sé dónde está el resto de mis antepasados”, cuenta. En cambio,reivindica y se declara “hija textual” de unos autores, bibliotecarios y descendientes del Talmud y de aquellas mujeres y hombres que escribieron en hebreo y sobre el judaísmo.

Y es aquí donde religión, palabra y texto se trenzan impregnados de política. El tipo de nación que ahora tienen los judíos, aclara la historiadora, no es el nacionalismo del siglo XIX o de comienzos del XX, porque es una nación basada en el texto. “Pertenecemos”, asegura, “a la tierra de Israel pero también a los judíos a través de los textos. Por eso mi padre y yo hemos debatido sobre la teoría de que nuestro pueblo no existe y es solo una religión, pero no es solo eso: somos parte de una nación antigua y pertenecemos, también, a la nación de Israel”.

Ese es el sionismo textual, por así decirlo, que declara la escritora. “No viene del concepto territorial. Por eso estoy más que dispuesta a compartir mi tierra con otra gente, como los palestinos. No necesito toda la tierra. Mi hogar es mi biblioteca y estoy dispuesta a compartir mi biblioteca con todo el mundo. Es una política que en Israel la gente desaprueba”.

Pero más allá de la fuerza y la potencia religiosa en el pueblo judío, Oz-Salzberger recuerda que la Biblia trata también sobre el Estado de derecho, la justicia social, los deberes de la gente hacia los menos favorecidos. No se trata, asegura, “tan solo en Israel de la ultraderecha religiosa que utiliza el Talmud o la Biblia de apoyo, sino que también es poderoso para la izquierda liberal, para los socialdemócratas; incluso para los no religiosos como yo que podemos usar la Biblia como un texto visto desde la perspectiva social actual”.

Mientras en el resto de culturas la línea suele ser padres-historias-hijos; en Israel el concepto de transmisión es un poco diferente: padres-historias-libros-hijos. En los judíos la llegada a ese paraíso léxico-textual empieza cuando son muy pequeños como le ocurrió a Fania Oz-Salzberger. Chocolate fue la primera palabra que leyó. Estaba en el papel que envolvía una chocolatina, y esa chocolatina fue su recompensa por entrar en el reino de las palabras y continuar la tradición milenaria judía de premiar, endulzar, con golosinas a los niños tras leer su primera palabra.

A partir de ahí, todo para los niños son letras que arman la historia y la cultura y donde más que respuestas se fomentan las preguntas, cuenta entusiasta la historiadora. Debatir, cuestionar, polemizar y preguntar. El libro es un ejemplo de ello, el diálogo palpitante, y una gran lección de historia y literatura, entre un padre y su hija, entre un escritor y una historiadora. Dos personas convencidas de que, dice ella, “si uno ya no cree en Dios no puede decir que Dios nos ha creado, pero sí que las palabas nos crean”.

Categorías: Miscelanea

Supersubmarina: ensayo general

Cultura ElMundo - Hace 11 horas 19 mins
El grupo prueba ante un reducido grupo de 'fans' el directo de su nuevo disco, 'Viento de cara'. Leer
Categorías: Miscelanea

Spandau Ballet vuelve al ruedo

Cultura ElMundo - Hace 11 horas 21 mins
El quinteto londinense cuenta su turbulenta historia en un doble disco y un documental.Resueltas las rencillas, saldrán de gira en 2015. Leer
Categorías: Miscelanea

'A veces lo que te mata viene de dentro'

Cultura ElMundo - Hace 11 horas 23 mins
Aclamado por James Ellroy y consagrado como 'superventas', el noruego Jo Nesbo regresa con 'El leopardo', el caso más salvaje de Harry Hole. Leer
Categorías: Miscelanea

El 'selfie' más famoso de todos los tiempos

Cultura ElMundo - Hace 11 horas 53 mins
El Autorretrato de Leonardo Da Vinci, que rara vez se expone al público dada su fragilidad, se exhibirá durante dos meses y medio en la Biblioteca Real de Turín. Leer
Categorías: Miscelanea

Novela negra, se agota el modelo escandinavo

Cultura ElMundo - Hace 15 horas 9 mins
El Festival de Novela de Madrid reúne en el Instituto Cervantes a algunos de los más destacados autores del género a lo largo del último año, que bajo el lema de Cosecha Negra debaten sobre la actualidad de relato policial. Leer
Categorías: Miscelanea

Pearl S. Buck vuelve con un inédito 41 años después de muerta

Cultura ElPaís - Hace 15 horas 22 mins

“Dormía en aguas tranquilas. Lo cual no quería decir que su mundo estuviera siempre inmóvil. Había veces en que el movimiento, incluso un movimiento violento, se hacía evidente en su universo…”.

Son las primeras de las últimas palabras de Pearl S. Buck, la popular Nobel de literatura estadounidense que regresa a las librerías con El eterno asombro (Ediciones B). Una novela inédita, 41 años después de muerta y 85 de su primera obra. Un libro que estuvo perdido casi 40 años y que apareció misteriosamente en 2012. ¿Dividirá a la crítica y al público, como lo hizo con sus casi 85 libros, entre ellos La buena tierra, El patriota, La estirpe del dragón y La gran dama?

“Mis conversaciones con mi madre acerca de las críticas adversas a su trabajo por parte de los críticos profesionales o académicos me hicieron comprender que ella sentía que el público lector era el árbitro final de su trabajo. El público amaba sus obras cuando estaba viva y miles de personas, jóvenes y viejos, todavía la leen y admiran. Ellos son los mejores jueces de su obra literaria”, sentencia Edgar Walsh, uno de los siete hijos adoptivos que tuvo Buck y su albacea literario, a través del correo electrónico.

El eterno asombro es una obra cuyo proceso de escritura, extravío, hallazgo y publicación tiene un cuento en sí mismo. Era el libro en el cual trabajaba Buck cuando murió el 6 de marzo de 1973, casi en la ruina, en Danby, Vermont (Estados Unidos). Así acabó sus días la escritora que acercó China y otros países asiáticos a los lectores de su país y de Occidente, que abogó por los derechos civiles, de la mujer y de las minorías y fundó la primera agencia de adopción, Wellcome house, que aceptaba niños orientales y mestizos. Toda una vida dedicada a luchar por la igualdad y contra los prejuicios.

El rastro de todo eso está en esta novela: la identidad, el mestizaje cultural y el aprendizaje y la búsqueda del individuo ante sí mismo y su lugar en un mundo que parece ajeno a su concepción de la vida. Eso es El eterno asombro personificado en Randolph Colfax, un muchacho que recorre medio mundo, llegará a una Corea desmilitarizada donde cambiará su vida y luego descubrirá el amor.

Esta es la última historia de Pearl S. Buck. Ella murió a los 80 años, y el manuscrito inacabado desapareció. Sus últimos años, recuerda Walsh, “habían sido caóticos: se había mezclado con personas que codiciaban su fortuna y que la habían alejado de su familia, amigos, empleados y editores”. Sus siete hijos no tuvieron acceso a sus bienes y alguien escamoteó el manuscrito y una copia mecanografiada “de los que nadie tuvo noticia durante 40 años”.

Hasta 2012, cuando ese diciembre Walsh se enteró de que una mujer había adquirido el contenido de un trastero de alquiler en Fort Worth (Texas). Allí descubrió el manuscrito autógrafo, de unas 300 páginas, y quiso venderlo a la familia Buck. Para entonces sus hijos ya habían recuperado el control del legado y patrimonio de su madre; aunque habían desaparecido muchas cosas, entre ellas el manuscrito de La buena tierra, premio Pulitzer de 1931 y uno de los libros más vendidos de la época. No se sabe que suerte correrá El eterno asombro cuyo comienzo continúa así:

“…El cálido fluido que lo envolvía podía mecerlo, incluso podía llegar a zarandearlo, de modo que abría los brazos instintivamente, sacudía las manos y abría las piernas como lo hacen las ranas cuando se lanzan de un salto…”.

Las principales aportaciones de su obra, asegura Edgar Walsh, “eran elevar la conciencia de millones de lectores de la vida en los países y sociedades distintas de las suyas”. Desde esa segunda obra titulada La buena tierra, sobre China, las siguientes las situó en países como India, Corea o Estados Unidos. Muchas de sus historias, recuerda su hijo, “se refieren a la lucha de la gente común contra la pobreza, la corrupción política y personal, los malos gobiernos y los conflictos morales de siempre. Ella era una firme defensora de los derechos de las mujeres y por los derechos de las minorías”. Destaca que las obras de su madre siempre eran muy accesibles y legibles: “No quería escribir prosa oscura y difícil. Incluso en sus escritos políticos ella era directa en sus análisis de las cuestiones de derechos humanos y políticos”.

Todo eso la llevó a convertirse en una especie de Nobel prodigio: el escritor que con solo nueve años de estar publicando obtuvo el galardón y se convirtió en uno de los más jóvenes en recibirlo con 46 años. Era hija de un misionero presbiteriano que llegó a China por primera vez acompañado de su mujer en 1880. Pero durante una visita de ellos a Estados Unidos fue cuando nació la escritora, el 26 de junio de 1892. Cinco meses después regresaron a China donde ella viviría hasta los 40 años, con intervalos de estudios en su país, entre 1910-1914 y 1925 y 1926.

Pearl S. Buck se convertiría en una escritora prolífica. Publicó un total de 43 novelas, 242 cuentos, 37 relatos infantiles, 28 obras de no ficción, 18 guiones para cine y televisión y cerca de 600 artículos. El eterno asombro será su novela número 44. Inacabada. La importancia de publicarla, dice Edgar Walsh, radica en que “es una oportunidad única para conocerla de verdad y comprender sus sentimientos y convicciones”. La continuación del comienzo de este inédito da más pistas:

“…No es que supiera nada de ranas; todavía no había llegado el momento para eso. Todavía no le había llegado el momento de saber. El instinto era aún su único recurso. Se pasaba la mayor parte del tiempo en un estado de quietud y sólo mostraba actividad cuando respondía a los movimientos inesperados del universo exterior…”.

Categorías: Miscelanea

Un aperitivo experimental en el Círculo de Bellas Artes

Cultura ElPaís - Hace 15 horas 25 mins

Javier Maderuelo recorre la exposición de la que es comisario como si guiara al visitante por una extraña cueva de Ali Babá. Aquel Cantos de Orfeo de Elena Asíns, perdido durante décadas, es el único poema superviviente de una serie (tan distinta a la obra posterior de la artista madrileña) que ardió en un incendio. Aquellas obras de Herminio Molero, fundador de Radio Futura, esconden una actividad artística desconocida para el gran público... y a un jovencísimo Almodóvar. Los más de 120 tesoros que exhibe en el Círculo de Bellas Artes bajo el nombre de Escritura experimental en España, 1963-1983 son heterogéneos en forma y contenido, pero tienen el mismo padre: el Archivo Lafuente.

Esta es una de las exposiciones que este “fondo privado de vocación pública” creado por el coleccionista José María Lafuente en 2002 ha orquestado a lo largo de este año para dar a conocer su proyecto. Es, por tanto, una exhibición de poderío (se reúnen obras de Oteiza, Brossa, Zaj...), pero también una declaración de intenciones: reflejar el proceso de creación en los márgenes del mundo del arte. “Los museos han comprado obras de artistas que están dentro del canon. Nosotros no buscamos reescribir la historia, sino ofrecer unos documentos que hagan posible una lectura complementaria a la habitual”, explica Lafuente.

La investigación llevada a cabo por Maderuelo a partir del fondo rescata una corriente artística muy aceptada en las vanguardias europeas pero olvidada por las instituciones públicas españolas y en ocasiones por los propios autores. Algunos de ellos abandonaron esta vía creativa poco después, como la propia Asíns. Otros han sido ignorados hasta ahora, como Felipe Boso, considerado un autor poco prolífico hasta hasta un reciente descubrimiento: “Cuando muere y vamos a su casa, su viuda nos sacó... No te exagero, carpetas de aquí a allí”.

Lafuente y Maderuelo caminan por la sala recreando la investigación que hay tras la muestra, como dos detectives salvajes de Roberto Bolaño. Boso se carteaba con Fernando Millán y con Ignacio Gómez de Liaño, la editorial Barral no editó una antología prometida, pero sí lo hizo la revista alemana Akzente, que... Maderuelo se interrumpe, maravillado: “Aún nos quedan miles de archivos que catalogar”. Las pesquisas están lejos de haber teminado.

Categorías: Miscelanea

Pelly propone en el Real una ópera ubicada en la Gran Guerra

Cultura ElPaís - Hace 15 horas 25 mins

 “Es un instrumento apasionanteque me permite soportar la realidad y trascender de ella”. Eso es el teatro para Laurent Pelly (París, 1962), el director artístico de La hija del regimiento, de Donizetti, la ópera programada por el Teatro Real hasta el 10 de noviembre. La producción de Laurent Pelly está ambientada en los comienzos de la Gran Guerra  —el libreto original de esta ópera sitúa la acción en el periodo que las tropas napoleónicas invadían Austria, un siglo antes de la I Guerra Mundial—  para “reforzar el aspecto militar y patriótico del argumento cuya finalidad es caricaturizar y poner en evidencia la euforia sobre la nación y la guerra”. Pelly explica al respecto que en esta obra "he tratado de combinar distintos recursos dramáticos para confrontar el mundo auténtico y entusiasta de las clases populares, con el artificio grotesco y calculador de la aristocracia. En ello he puesto humor e ironía".

Codirector del Teatro Nacional de Toulouse desde 2008, Pelly considera que tanto la poesía como el teatro le permiten escapar de las dificultades que encuentra en la vida. “He aprendido todo lo que rodea al mundo del teatro por el placer del espectáculo en vivo. Primero estudié música y a partir de ahí el arte escénico llegó solo. Desde muy joven me apasioné del teatro. En una obra es ella la que te obliga a modificar las situaciones o no. Hay ocasiones que los aspectos históricos son difíciles de cambiar, pero procuro hacer lecturas diferentes para acercarlas al mundo actual”. Este director y músico reconoce que La hija del regimiento no es su obra favorita de Donizetti, que hay otras como L´elisir d´amore o Don Pascual que le han resultado “más atractivas a la hora de llevarlas a escena. El teatro y la música se ensamblan mucho mejor en estas piezas”.

Las partes habladas en la obra original han sido adaptadas, para esta propuesta escénica, por la dramaturga y libretista Agathe Mélinand, habitual colaboradora de Pelly. "Hemos reducido los textos originales, excesivamente largos, para hacerlos más compactos y precisos. Así tienen una mayor carga dramática y encajan perfectamente con la acción que se desarrolla en el escenario" , indica el director.

Tras su primera incursión en el coliseo madrileño con La hija del regimiento, el director francés volverá en enero con la ópera Hansel y Gretel, de Engelbert Humperdinck, una de las primeras óperas de cuentos del siglo XIX, basada en el relato de los Hermanos Grimm. Pelly se encargará de la dirección artística y Barbara de Limburg de la escenografía con producción del Festival de Glñyndebourne.

Poco tienen que ver los niños del pan de jengibre, el hada del sueño, la bruja y la casita de mazapán y chocolate con la propuesta de Laurent Pelly. La malvada madrastra es sustituida por una madre amorosa pero olvidadiza y un padre cariñoso pero borracho. La historia es una sátira bastante macabra sobre la sociedad de consumo en la que estamos inmersos. El bosque al que huyen los niños es un laberinto de árboles muertos por la polución y los hermanos se ven obligados a vivir en una casa de cartón después de la grave recesión económica. “Trasladé el cuento a un mundo real de ricos y pobres, en el que unos niños tienen de todo y otros carecen de lo imprescindible. Crisis, desastre ecológico, consumismo desmesurado que lleva en algunos casos a la obesidad y ahí está el personaje malvado, la dueña de un supermercado de golosinas”. La ópera en un mundo real.

Categorías: Miscelanea

Julio Bocca: “Hoy no hay pasión por lo que se hace en el escenario”

Cultura ElPaís - Hace 15 horas 25 mins

Bocca (Munro, 1967) está de nuevo en España. Viene al frente de la compañía que dirige, el SODRE (Ballet Nacional de Uruguay) y que ha cambiado radicalmente desde que asumió el cargo por una designación directa del presidente, José Mujica. Después de colgar las zapatillas, el virtuoso argentino recaló en Montevideo y ha hecho el milagro: revolucionar en el fondo y en la forma a un conjunto que parecía estancado en el pasado. Ahora hacen una gira española por una decena de ciudades (mañana, en Alicante) con El Mesías en la coreografía de Mauricio Wainrot.

Pregunta. Después de dejar los escenarios, ¿cómo se adapta a una nueva vida un artista?

Respuesta. Desde mi llegada al SODRE en 2010, han sido años muy intensos, llenos de actividad y de incidencias, pero en el fondo, todo muy enriquecedor. En 2013 terminamos con abogados en el ballet, pero el cambio ha funcionado bien. Y todo fue por una media hora más de trabajo diario que yo les pedía. Al final hubo consultas, pero acabó bien: ahora trabajamos siete horas y media y ese proceso me vino bien a mí, para entender y acostumbrarme a un reglamento, a una estructura, a profundizar en que el trabajo de una compañía oficial es diferente.

P. ¿Cómo ve el mantenimiento del repertorio activo en el ballet?

R. He apostado porque todas las producciones sean nuestras y nuevas (Corsario, Don Quijote, Bayadera, Lago de los cisnes) y creo que conceptualmente mucho depende de los maestros, montadores y de nosotros mismos. Trato de llevar los títulos a nuestra época, sobre todo en cuanto al tiempo escénico y el tiempo real. Hay que hacer las reducciones necesarias sin perjudicar la historia que se cuenta. Por ejemplo: he hecho un Don Quijote de hora y media con un solo intermedio y fue una buena experiencia que dio un resultado fantástico con el público.

P. ¿Y la realidad del panorama latinoamericano en el ballet?

R. Brasil es el país de Latinoamérica que produce actualmente bailarines mejor formados, con más proyección, aún por encima de cubanos y de argentinos. En general hay talento, pero falta un trabajo meticuloso, y eso se ve muy bien en los concursos, una falta de conciencia en la base.

P. ¿Se baila hoy mejor que antes?

R. No creo. Yo siento que hoy no hay una pasión por lo que se está haciendo en el escenario; la pasión por agarrarse a la barra, observarse a sí mismo al detalle y en profundidad, ahondar en el control y conocimiento del propio cuerpo. Se ha perdido bastante en musicalidad, en bailar con la música.

P. Como si hubiera a veces poco de arte y mucho de exhibición.

R. Así es. Pueden hacer 10 o 15 piruetas, saltos espectaculares, equilibrios de vértigo, pero ¿y el arte? En eso insisto mucho con mis bailarines, respetar las coreografías y ser limpios en la danza.

P. Parece una decisión muy comprometida venir a España con un solo título a noche completa y de las características de El Mesías.

R. Esta coreografía ya ha probado su éxito. Nosotros, el SODRE, la tenemos muy fresca pues la estrenamos en junio de este año, y las funciones del Canal, en Madrid, son muy importantes pues será la primera vez que lo hacemos con la música en directo.

P. ¿En el SODRE, qué tiempo se ha dado para redondear su proyecto de compañía?

R. Mi contrato es hasta finales de 2015, pero antes hay elecciones presidenciales; creo que podré seguir adelante con mi proyecto, todos están contentos con los resultados del trabajo, más de 20.000 entradas vendidas por cada espectáculo, el teatro siempre lleno. Con la taquilla pagamos todas nuestras producciones, eso es un logro inédito. Mi idea es seguir al menos unos tres años más. Mi compañía está lista para el futuro.

P. ¿Cómo ve los cambios en el vocabulario coreográfico del ballet contemporáneo?

R. En los modos modernos todo está muy mezclado y a veces con zonas muy confusas. Eso también lo veo en los concursos, a veces los jóvenes no tienen ni idea de lo que hacen, por qué lo hacen; tampoco hay cultura en las nuevas generaciones de las escuelas modernas clásicas (Graham, Limón, Horton, Ailey) y eso deben aprenderlo también, de ahí sale el hallazgo del ballet contemporáneo.

P. Hoy es menor el tiempo invertido en la creación coreográfica y el montaje.

R. Hay premura para todo, y eso influye negativamente. Yo no tengo esas prisas. No es lógico apurar los tiempos. Hay obras que te piden tiempo en la preparación y en la asimilación. Hay estilos muy marcados que necesitan interiorización. Hace poco la compañía hizo su primer Balanchine (Donizetti Variations) y ha sido una gran experiencia en este sentido. Ahora mis planes van más allá y estoy pensando en Tema y variaciones o Ballet imperial.

P. Esos títulos ya son palabras mayores.

R. Yo creo en los retos, y la compañía está preparada para ello.

P. Usted ahora sirve de modelo a los bailarines del futuro. Estudian sus vídeos. ¿Tenía cuando empezó un modelo preciso a seguir?

R. Mi modelo fue Vladimir Vasiliev, al que más vi bailar en vivo, pero siempre busqué en mí mi propio modelo. Barishnikov y Nureyev tenían cada uno cosas fantásticas e inspiradoras, pero Vasiliev iba más allá, su manera de tratar a la bailarina, su sentido artístico.

P. Parece que nunca ha tenido la tentación de hacer coreografías.

R. Nunca me podrán criticar como coreógrafo. No tengo ese pálpito de la creación coreográfica. Escucho músicas y me dan ganas de moverme, pero no llegan las imágenes concretas para redactar una nueva coreografía. No podría poner pasos tras pasos, tampoco tendría paciencia para ello. Pero eso no me entristece ni me preocupa es igual que cuando me retiré.

Categorías: Miscelanea

El Reina Sofía prepara sucursal en Santander

Cultura ElPaís - Lun, 20/10/2014 - 23:53

El museo Reina Sofía ha iniciado los trámites para abrir una sede en Santander. Servirá para albergar el Archivo Lafuente, una valiosa colección reunida por el industrial José María Lafuente (Lugo, 1957), formada por unos 120.000 documentos y 3.000 obras y especializada en historia del arte del siglo XX en Europa, Latinoamérica y Estados Unidos. El principio de acuerdo será tratado hoy en una reunión del patronato del museo y ha contado con el impulso de José María Lassalle (Santander, 1966), secretario de Estado de Cultura.

El formato elegido es el de una cesión por 10 años, con opción de compra tras ese periodo por una cantidad que quedará fijada desde un principio y correrá a cargo del ministerio de Cultura. Salvando las distancias, se trata de una operación parecida a la de la adquisición de la colección Thyssen. La sede será el edificio del Banco de España en la capital cántabra, propiedad del Gobierno regional, que se encargará de costear las obras de acondicionamiento. El Archivo colaborará con el Reina Sofía en la dirección técnica y de contenidos para garantizar su preservación, difusión e investigación. El resto de los detalles —el precio final, la composición laboral, el nombre exacto del centro o la fecha de apertura— están pendientes aún de negociación.

Será la primera vez en la historia del Reina Sofía que la institución (inaugurada en 1986 como centro de arte y convertida en museo nacional en 1988, dos años antes de su apertura como tal) salga del edificio Sabatini (y la ampliación de Nouvel) de modo permanente. El pacto acarrea la condición de que la colección no abandone la ciudad desde la que se ha ido construyendo tras su nacimiento en 2002.

El Archivo Lafuente compila libros de artista, revistas, grabados, manifiestos, tarjetas postales o fotografías desde las primeras vanguardias. Entre los puntos fuertes de la colección están los fondos relativos a futurismo, constructivismo, surrealismo dadaísmo o los que dan cuenta del nacimiento del arte conceptual y de movimientos tan proclives a la documentación como el land art. Aunque tal vez la mayor singularidad del conjunto resida en su parte iberoamericana.

Tres ejemplos de su riqueza coinciden estos días en Santander en las exposiciones La idea de arte (en el Museo de Arte Moderno), Sol Lewitt: Libros (en la Universidad de Cantabria) y ¿Qué es un libro de artista? (en el Palacete del Embarcadero). Además, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid se inauguró la semana pasada una cuarta cita, esta vez en torno a la escritura experimental en España entre 1963 y 1983, con obras de José Luis Castillejo, Esther Ferrer o Isidoro Valcárcel Medina.

Instituciones como la Fundación Juan March o el propio Reina han contado con fondos de Lafuente en varias muestras. Esa reciente difusión del archivo —hasta hace poco, un completo desconocido— ha multiplicado las peticiones de investigadores de todo el mundo para consultar sus tesoros; demandas que no siempre ha sido posible atender. Con este nuevo acuerdo, la cosa cambiará, dado que el espacio funcionará como centro documental. Además, el museo nacional podrá disponer de piezas determinadas para completar proyectos expositivos en la casa madre y se harán exposiciones temporales con los fondos en Santander.

Fuentes del museo indican que lo atesorado por Lafuente “coincide totalmente con los intereses del centro desde que lo dirige Manuel Borja-Villel. Se trata de una colección en manos privadas, pero que ha sido reunida con afán de servicio público”. En los últimos años, instituciones como el MoMA, el Pompidou o la Tate han dedicado importantes recursos a adquirir y custodiar documentos que contienen la memoria de las prácticas artísticas del último siglo. Este depósito con opción a compra vendría a llenar esa laguna en el Reina. Además, ampliará la oferta cultural de Santander, enriquecida por el proyecto del nuevo Centro Botín, cuya apertura está prevista para 2015 en un lugar cercano a la futura sede del Archivo Lafuente.

Categorías: Miscelanea

'EL MUNDO ha reflejado durante 25 años el pulso de la sociedad'

Comunicacion ElMundo - Lun, 20/10/2014 - 23:25
El Rey Felipe VI ha rendido homenaje a la prensa como "imprescindible" para "la construcción y afirmación de la democracia" en el acto en el que EL MUNDO ha celebrado su 25 aniversario y en el que se han entregado los Premios Internacionales de Periodismo que otorga la cabecera. Leer
Categorías: Miscelanea

Mal lugar para la novela negra

Cultura ElPaís - Lun, 20/10/2014 - 20:54

La novela negra escandinava, tan de moda, tiene sin duda a uno de sus representantes más curiosos en el feroés Jógvan Isaksen. Autor de una docena de novelas del género protagonizadas por dos detectives diferentes —un periodista y un militar—, sus obras presentan la particularidad de que transcurren en su país, las islas Feroe, que acredita la tasa de criminalidad más baja del mundo. En 2012 la plácida sociedad feroesa se vio sacudida por el primer asesinato ¡en 23 años!, y el culpable fue un croata. Es cierto que luego se han sucedido otros dos homicidios en dos años, pero vamos, no es que esto sea Chicago. La violencia en las islas parece descargarse en los baños de sangre de las periódicas matanzas de corderos y sobre todo en las de ballenas que se llevan a cabo en los bajíos junto a las playas y tiñen el mar de un carmesí siniestro.

He quedado con Isaksen en la Brasserie Hvonn, en la capital, Tórshavn, que concentra a cerca de la mitad de los 48.000 habitantes de las Feroe. El restaurante se encuentra frente a los locales del Sosialunin, el diario en el que trabaja el periodista Hannis Martinsson, uno de los dos investigadores creados por Isaksen (el otro es William Hammer, un ex boina verde danés incorporado a la policía de las Feroe). El escritor, oriundo de la ciudad y nacido en 1950, es además de autor de novela criminal, profesor de literatura y lengua feroesas en la Universidad de Copenhague. Tiene un aire a lo Jo Nesbo, en mayor. Su primera novela negra, Blio er summarnatt a Foroyalandi (1990), que transcurre en las Feroe —como su título indica—, es la primera del género escrita en feroés (Isaksen ha sido traducido al danés, al alemán y al islandés, y pronto lo será al inglés).

Le pregunto cómo logra la inspiración en un lugar tan pacífico. “Hay que tener mucha inventiva, pero el escenario es muy bueno”, responde disfrutando con sus fish and chips, herencia culinaria de la ocupación británica durante la Segunda Guerra Mundial a la que son muy adictos los feroeses, como entenderá cualquiera que haya probado la ballena. “La atmósfera de las Feroe es sensacional para la novela policiaca, cada vez que un personaje abre la puerta te encuentras la lluvia, la niebla y el viento. Aquí no puedes ignorar la naturaleza. Con los grandes paisajes y la soledad este es un sitio excelente para situar historias”. Ya, excepto que no hay crímenes. “Bueno, para eso está la imaginación”, ríe. Y a fe que Isaksen la tiene: entre los argumentos de sus novelas figura el asesinato de una periodista que investiga la relación de un barco llegado de Paraguay con un antiguo tesoro de los nazis desembarcado en las Feroe por un submarino en 1945 (la primera), la muerte de dos ecologistas británicos degollados al tratar de parar la pesca de ballenas, el hallazgo de un esqueleto en un lago o la búsqueda de las 30 monedas de plata de Judas en la isla, en la que intervienen los caballeros de Malta y que provoca varios crímenes.

Por lo menos del caso del croata ha podido tener algo de inspiración directa. “Le condenaron sin cadáver, solo por las pruebas, pero hace poco un buceador sacó del mar el cráneo de la víctima, en Kvívik”. Isaksen declina que se le tilde de Agatha Christie de las Feroe. “No, no, con todos los respetos por la vieja dama, mi inspiración son Dashiell Hammet y Raymon Chandler”. ¿Se siente parte de la tradición escandinava de novela negra? “No lo había pensado, de hecho, cuando se tradujo al islandés mi primera novela, en 1991, aún no había allí nadie que escribiera obras del género, y creo que se dijeron que si alguien podía escribir novela negra en las Feroe también se podía escribir en Islandia. A Stiegg Larsson lo he leído pero no creo que me haya influido mucho. Sin duda más Hemingway”.

Al acabar de comer, Isaksen se encasqueta su gorra de béisbol y camina por las callecitas mientras cae el enésimo chaparrón del día. ¿Espera el gran crimen de las Feroe?, le pregunto antes de separarnos. “No”, responde con una sonrisa resignada, “va contra las estadísticas”.

 

Categorías: Miscelanea

Calatrava presenta la iglesia que reconstruirá en la Zona Cero

Cultura ElPaís - Lun, 20/10/2014 - 20:47

“Cuando me enfrenté al diseño de esta iglesia me inspiré en Santa Sofía, que para mí es el paradigma de las iglesias ortodoxas”, ha afirmado Santiago Calatrava (Benimámet, 1951) en la ceremonia oficiada para bendecir el suelo sobre el que se erigirá el proyecto de reconstrucción de una iglesia ortodoxa griega que fue destruida en los atentados del 11-S en la Zona Cero de Nueva York. La Iglesia estaba situada junto a las Torres Gemelas. El arquitecto prevé que el nuevo recinto religioso en Nueva York estará terminado a finales de 2016 o principios de 2017

El diseño anterior de la Iglesia de San Nicolás contaba con cuatro plantas construidas a principios del siglo XX . Calatraba sustituirá el modelo anterior por formas inspiradas en la iconografía bizantina. El recinto brillará en la oscuridad debido a su estructura construida en mármol blanco y a un sistema de iluminación de bombillas led. Esta propuesta responde a la ya conocida estética del artista y arquitecto.

Esta es la segunda vez que el arquitecto ha sido asignado una reconstrucción en una de las zonas con mayor significado político y social en el mundo. La nueva estación de tren del World Trade Center también ha sido su obra. Calatraba abrió su oficina en Nueva York en 2004, diez años después de su primer edificio en Estados Unidos:  la ampliación del Museo de Artes de Milwaukee.

Categorías: Miscelanea

Danza de premio

Cultura ElMundo - Lun, 20/10/2014 - 19:04
La continuadora de Pina Bausch, Nazareth Panadero, y Daniel Abreu, galardonados con el Nacional. Leer
Categorías: Miscelanea

Panadero y Abreu reciben el Premio Nacional de Danza 2014

Cultura ElPaís - Lun, 20/10/2014 - 18:59

La bailarina Nazareth Panadero y el coreógrafo y bailarín Daniel Abreu han obtenido hoy los Premios Nacionales de Danza para 2014, respectivamente en las categorías de interpretación y creación. Los galardones, dotados con 30.000 euros cada uno, son otorgados anualmente por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes.

El jurado destaca que premió a Panadero (Madrid, 1955) "por su larga trayectoria como intérprete, por su capacidad para transmitir la herencia de Pina Bausch en su compañía Tanztheater Wuppertal, y por ser uno de los máximos exponentes de la danza-teatro, uno de los lenguajes más significativos del siglo XX, cristalizado en magistrales interpretaciones como Café Müller, Nelken o, entre muchas otras, La consagración de la primavera", según un comunicado difundido por el INAEM (Instituto nacional de las artes escénicas y de la música).

Abreu (Santa Cruz de Tenerife, 1976), en cambio, ha sido premiado por mayoría por "ser dueño de un lenguaje personal y por la creación de un universo propio sustentado en un código original, innovador y arriesgado, que se evidencia a lo largo de diez años en creaciones como Ojos de pez, Perro, Animal y las más recientes Silencio y Mucho tiempo, muchas cosas”, como explica el mismo documento. “Los creadores hacemos trampas con las emociones de los espectadores", ha declarado el coreógrafo en una entrevista esta misma tarde con la Cadena SER.

El jurado fue presidido por la recién nombrada nueva directora general del INAEM, Montserrat Iglesias Santos, con la vicepresidencia del subdirector general de Música, Antonio Garde; fue integrado por Xosé Paulo Rodríguez Domínguez, a propuesta de la Red Española de Teatros, Auditorios, Circuitos y Festivales de Titularidad Pública; Pilar Moreno Sastre, a propuesta de la Secretaría de Estado de Igualdad; Ana Victoria Cabo González; Omar Kahn Ibarra, y Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España.

Categorías: Miscelanea

Calatrava reconstruirá una iglesia en la 'zona cero' de Nueva York

Cultura ElMundo - Lun, 20/10/2014 - 17:16
El emblemático templo ortodoxo griego de San Nicolás es el segundo proyecto del arquitecto en Manhattan. Suya será también la nueva estación de tren del World Trade Center. Leer
Categorías: Miscelanea

Vuelve la Fiesta del Cine con grandes expectativas de taquilla

Cultura ElMundo - Lun, 20/10/2014 - 16:18
En un momento de especial auge del cine español en taquilla y con reclamos en cartel como El Niño, Torrente 5 o La Isla Mínima, la Fiesta del Cine vuelve en su séptima edición, entre el 27 y el 29 de octubre, con entradas a 2,90 euros y expectativas de repetir el éxito de marzo pasado, cuando casi 2 millones de personas llenaron las salas de toda España. Leer
Categorías: Miscelanea

“Oriente Próximo da para infinitas novelas negras”

Cultura ElPaís - Lun, 20/10/2014 - 16:16

"Esto empezó casi como una broma. Estábamos viendo un partido de fútbol en un bar de Jerusalén y alguien dijo: 'Con lo que Gascón sabe, escribiría una buena novela". Quien habla es Joan Cañete (Barcelona, 1973), corresponsal en la ciudad santa de 2002 a 2007, y la broma ha desembocado en Expediente Bagdad (Siruela), un libro escrito a cuatro manos junto a Eugenio García Gascón (Barcelona, 1957), que reside en la zona desde 1991. Una trama policíaca que toma como trasfondo el Irak de 2003, un escenario apocalíptico en el que confluyen la invasión estadounidense, la llegada de muyahidines extranjeros y el desmoronamiento del régimen de Sadam Husein. La ciudad se convierte así en un personaje más.

¿Qué lleva a dos corresponsales a aventurarse en este campo literario? "La novela negra es un buen vehículo para expresar una historia que tiene mucho trasfondo. Este tipo de literatura, además, es muy agradable de escribir y gusta leerla", explica Gascón, corresponsal de Público en Jerusalén. "Además, te permite hacer un retrato social y político de un momento determinado que otros géneros no te dan", añade Cañete, de El Periódico. Si bien es cierto que este tipo de colaboración no es muy habitual en el campo literario, sí que es más usual en periodismo, donde muchos reportajes se firman entre varios autores. "El resultado de una novela a cuatro manos es mejor de lo que habríamos hecho el uno sin el otro", tercia Cañete.

El trasfondo del libro no deja indiferente. "Lo que ocurrió en Irak en 2003 puede interpretarse como un inicio de la primavera árabe que luego se ha convertido en un desastre para Oriente Próximo", cuenta Gascón. "La caída de Bagdad es en sí misma una trama, un personaje insuperable: desde la llegada al aeropuerto de las tropas de EE UU a los dobles de Sadam, de la falta de información oficial al momento en que derribaron la estatua… Es un escenario increíble", dice Cañete.

Rememorar ahora que George W. Bush se presentó en mayo de 2003 con un cartel en el que podía leerse "Misión cumplida", como recuerda la novela, produce un cierto sonrojo. "Los analistas del Departamento de Estado de EE UU son, desde los noventa, idealistas y sin experiencia. Se propusieron llevar la democracia a la zona a cualquier coste, y ese coste ha sido terrible para sus poblaciones. Piensan que llevar las urnas a un país ya es democracia, pero hacen falta otras condiciones sociopolíticas que no se dan en estos momentos", critica el corresponsal de Público. Para su compañero de El Periódico, "Irak representa la dicotomía que luego hemos visto en otros países árabes: dictadores (a rato aliados, a rato enemigos) o islamistas. Y este escenario adelanta lo que luego han sido Siria o Libia".

Esta situación de Oriente Próximo "da para infinitas novelas negras", señala Gascón. Una de ellas es la que se propone en Expediente Bagdad, cuyo protagonista, el doctor Rashid Al Said, es un policía culto, occidentalizado y represaliado. "Es un personaje trágico, sometido al destino como lo estaban los héroes griegos. El destino le marca lo que tiene que hacer, por eso decide quedarse en Bagdad", añade Gascón. Ambos autores han optado por hacer recaer el peso de la historia en un iraquí, en lugar de un occidental. Hay, además, un homenaje al cámara español José Couso, asesinado en Irak por el Ejército de EE UU, pero narrado desde el punto de vista del policía local, para quien la muerte es algo cotidiano.

En palabras de Cañete, Rashid “es un antihéroe típico de este tipo de literatura, pero también es una muestra de una generación de gente educada, formada, occidentalizada que podíamos encontrar en Siria, Irak, Palestina, Egipto… Ahora nos preguntamos dónde están estos médicos y abogados porque nos gustaría que fueran nuestros interlocutores en la zona. Pero esa generación es la que fundó el Partido Baaz (el de Sadam en Irak y Al Asad en Siria), un partido laico y de corte modernizador que no nos venía bien porque se oponía a la intervención extranjera”, agrega.

Ambos corresponsales coinciden en que la novela permite un contexto y una libertad que cada día cabe menos en el periodismo. "Una crónica tiene 60 o 100 líneas, esta novela tiene 300 páginas. Eso permite crear una trama y situarla en un contexto amplio, donde se ve la historia y permite reflexionar más", afirma Gascón. "Hoy en día Kapuściński sería un coñazo para cualquier periódico. Con un titular que no es el de las agencias, con un texto larguísimo… Y en lugar de eso tendría que escribir en un editor web y mandar sus reportajes a Twitter y Facebook", ironiza Cañete. En su opinión, cuenta mucho más de lo que era el régimen de Sadam el shock que el protagonista de la novela se lleva cuando descubre una carpeta entera con fotografías de su vida tomadas por sus propios compañeros que "cualquier reportaje sobre el régimen".

La llegada de muyahidines extranjeros para luchar contra el invasor estadounidense también se perfila en Expediente Bagdad. Unos luchadores que han devenido en el extremista Estado Islámico (EI). El corresponsal de Público comenta: "Si acabamos con la estructura de Estado se genera el caos, y vemos que en los países árabes esto lleva a que surjan con fuerza movimientos islamistas de raíz política, como ha pasado tras las invasiones extranjeras en Afganistán, Irak, Siria, Libia…". Para su colega de El Periódico, "hemos hecho lo mismo que en Afganistán cuando lo invadieron los soviéticos, y allí tomaron el poder los talibanes. Lo que ocurre es que ahora nos parecen hasta moderados en comparación con el EI. Al Qaeda surge de los campos de entrenamiento financiados por la CIA en Afganistán para combatir la invasión soviética. En Siria e Irak hemos hecho exactamente lo mismo. A este paso, cuando surja el EI en Palestina echaremos de menos a Hamás", apunta.

Categorías: Miscelanea
Distribuir contenido