Sociedad ElPaís

Distribuir contenido Logotipo de EL PAÍS
Sección Gente | EL PAÍS
Actualizado: hace 23 horas 39 mins

Hillary Clinton intenta evitar que se “arruinen” sus ambiciones políticas

Mié, 30/07/2014 - 01:06

Casi 600 páginas de intensas memorias políticas y detalles personales. Una gira promocional agotadora, pese a lo cual ha logrado no soltar ni una pista sobre lo que todos quieren saber-si será candidata presidencial en 2016-. Profusas opiniones sobre las últimas crisis mundiales, desde Rusia y Ucrania a Oriente Medio.

Pero, ¿qué es lo que sigue persiguiendo a Hillary Clinton a casi dos meses de lanzarse de gira promocional de sus memorias “Hard Choices” (Decisiones Difíciles), considerada por muchos como su trampolín presidencial?

Son apenas dos palabras, “dead broke” -completamente arruinada-, con las que describió en una entrevista en junio cómo abandonó la Casa Blanca al término del mandato de su esposo y presidente Bill Clinton (1993-2001).

Y es que viniendo de una persona que, al igual que su marido y expresidente cobra decenas, si no cientos de miles de dólares por conferencia -y da muchas- y que tiene un patrimonio valorado en millones -en plural- de dólares, el comentario ha sentado muy mal en un Estados Unidos que todavía trata de salir de la peor recesión vivida en más de una generación.

Un error más grave aún cuando se trata de una política demócrata con sospechadas aspiraciones presidenciales que busca que el estadounidense medio se identifique con una persona que hace décadas que no vive en el día a día de un ciudadano cualquiera.

Así que no es de extrañar que Hillary Clinton aproveche la oportunidad de entonar el mea culpa que le ha proporcionado el periodista de origen mexicano Jorge Ramos, quien la entrevistó para su programa en la cadena Fusion que se emitió la noche del martes, pero de la que ya había adelantado algunos extractos.

“Lo lamento, fue poco afortunado”, dijo Clinton a una pregunta del periodista, conocido por su estilo directo.

Según Clinton, la descripción de su situación financiera en ese principio de década fue “preciso”.

“Pero somos exitosos y estamos tan bendecidos por el éxito que hemos tenido, y mi marido ha trabajado de forma increíblemente dura”, justificó Clinton su salida del bache.

Consciente sin embargo de que sus declaraciones podrían quizás dar de nuevo pie a malinterpretaciones, la ex primera dama y ex secretaria de Estado se apresuró a subrayar que los esfuerzos de toda su familia se centran en “intentar crear más trampolines de oportunidad para más estadounidenses”.

“No me preocupa mi familia, me preocupan otras familias en el país que sienten que están yendo hacia atrás”, insistió la que muchos consideran una candidata demócrata segura para 2016. Una insistencia comprensible en vista de que muchas carreras políticas se han visto arruinadas en EE UU por un despiste, un comentario banal o incluso por uno sincero.

En la memoria electoral estadounidense todavía está muy presente la pregunta que se considera selló el destino del candidato presidencial demócrata en 1988, Michael Dukakis. En el último debate presidencial, el periodista Bernard Shaw le hizo una pregunta inesperada: “¿Si Kitty (su esposa) fuera violada y asesinada, apoyaría de forma irrevocable la pena de muerte para el responsable?”

Dukakis, que no había ocultado nunca su oposición a la pena capital, respondió conforme a su conciencia. Más que la respuesta en sí, fue según analistas -y tanto la pregunta como la respuesta de Dukakis son ya un clásico recordado en la antesala de casi cada debate electoral- el tono del candidato demócrata, “frío” frente a una cuestión tan personal y grave, el que consolidó su derrota en las urnas frente al republicano George H. Bush.

En la memoria de Hillary Clinton debería resonar además otro caso más reciente aún: el famoso “47 por ciento” que se considera dio el toque de gracia al candidato republicano de 2012, Mitt Romney.

El exgobernador y exitoso empresario fue grabado poco antes de las elecciones hablando en un evento privado ante ricos donantes de forma despectiva del “47 por ciento de los estadounidenses” que dijo de todos modos votarían por su rival Barack Obama porque dependen de las ayudas del gobierno. Sus palabras -reproducidas por la revista progresista Mother Jones- causaron fuerte indignación, sobre todo porque venían de un multimillonario al que ya se cuestionaba su contacto con el ciudadano de a pie, una sospecha que ahora Clinton trata de alejar de sí.

Categorías: Miscelanea

Máxima Zorreguieta, pionera de las nuevas soberanas

Mié, 30/07/2014 - 00:32

Máxima Zorreguieta (Buenos Aires, 1971) inauguró el pasado 30 de abril de 2013 la liga de las nuevas soberanas consortes europeas. Vestida de azul cobalto y con una espectacular tiara del joyero de la Casa de Orange, su atuendo fue de auténtica reina. De no ser porque su esposo, el rey Guillermo Alejandro de Holanda, heredero de una monarquía de 200 años de antigüedad, llevaba puesta una capa de armiño, la protagonista de la entronización hubiera sido ella. Máxima ejerce de primera dama de su país adoptivo con mucha ambición. Un buen ropero forma parte de su trabajo. Sabe que no puede llevar cualquier cosa en su posición. Su agenda, sin embargo, no es un accesorio más. Economista y experta en financiación inclusiva para el desarrollo (los microcréditos, en palabras llanas), se ha labrado una reputación internacional que también beneficia a su esposo.

Máxima estrenó su título en Luxemburgo al mes de llegar al trono, y los viajes de presentación como nuevos monarcas se han sucedido sin pausa en 2013. En su calidad de enviada especial de la ONU, ha ido sola a Colombia y Perú, además de hacer una gira africana. Todo parecía rodar sin problemas hasta que el pasado agosto golpeó el drama: la muerte del príncipe Friso, hermano de Guillermo, que llevaba un año y medio en coma tras sufrir un accidente de esquí en Austria. Fue una tragedia familiar. Cumplidos tres meses de su primer aniversario como consorte, la catástrofe del vuelo MH17 de las líneas aéreas malasias abatido sobre Ucrania, ha puesto a prueba su papel institucional. El rey se ha dirigido en primera persona a la nación, pero el segundo plano de ella ha sido bien visible a la hora de compartir la tristeza de los familiares de 194 compatriotas muertos (de un total de 298 pasajeros).

El pasado diciembre, el Parlamento holandés la nombró regente “por haber puesto en los últimos años sus muchas cualidades al servicio del Reino”. Si su esposo falleciera antes de la mayoría de edad de Amalia, la princesa heredera, Máxima asumiría la representación internacional de Holanda. No está mal para el país que un día cuestionó su llegada. Con tres hijas, Amalia, Alexia y Ariana, y un marido y un país encantados de haberla conocido, solo una debilidad podría amenazar su horizonte. Y el de Guillermo. Son las villas de veraneo. Superado el fiasco de la que vendieron en Mozambique en 2012, la nueva, en Grecia, obliga a tocar unas playas protegidas. Aunque el Gobierno lo califica de asunto privado, el deseo de privacidad puede jugarles otra mala pasada. Su segundo talón de Aquiles.

El primero sigue siendo el pasado de su padre, Jorge Zorreguieta, secretario de Estado de Agricultura durante la dictadura argentina. Un pasado mantenido a raya a base de excluirle de la boda y la posterior entronización de su hija. Pero los holandeses no la hacen responsable de la trayectoria paterna, y ha conseguido aplicar su experiencia profesional a la función regia. Comenzó despacio y desde abajo.

Primero, con las mujeres inmigrantes. Para sorpresa de sus nuevos compatriotas, se presentó hace trece años hablando ya el idioma. Y ahora las anima a hacer otro tanto para que puedan valerse por sí mismas y acceder a un empleo. La enseñanza primaria y secundaria ha sido su segundo objetivo. Desde su posición habla a los menores de las ventajas de una hucha bien manejada.

En 2009, Ban Ki-Moon, secretario general de la ONU, vio el tirón de una princesa real que trabajó de soltera en la banca, y la nombró su asesora para la financiación sostenible. Hoy, además de actuar como enviada especial de la organización en países emergentes, es presidenta de honor del programa de microcréditos del G20 (el grupo de las mayores economías mundiales).

El pasado 21 de marzo, cuando estaba a punto de cumplir su primer año en el trono, Máxima recibió en Alemania el premio Deutsche Medien. Otorgado desde 1992 por los medios germanos de comunicación, reconoció justamente su compromiso con el desarrollo. Al aceptar el galardón, pidió sin rodeos a los bancos lo siguiente: “Que pongan de nuevo al cliente en el centro de su labor y acerquen sus servicios a la gente para mejorar sus vidas”.

Se refería a los microcréditos, sin duda, pero la frase denota lo que la historiadora Reinildis van Ditzhuyzen califica de división del trabajo. “Ella está muy preparada y sabe que, en algunos campos, como este de las finanzas, no tiene las ataduras de su esposo, el Jefe del Estado. Así que puede llegar más lejos. Lo único que de verdad importa es que ejerzan bien su labor pública y no haya críticas sobre su vida privada. Si los reyes actúan adecuadamente, pueden generar grandes beneficios”, asegura.

Con el apoyo a la integración social sucede algo parecido. Guillermo y Máxima recibieron en 2002 el Fondo Orange como regalo de boda de la nación. Se trata de una fundación pensada para reforzar la cohesión, y sus 26 millones de euros anuales de presupuesto la han convertido en la mayor patrocinadora de iniciativas ciudadanas.

En sus planes cabe todo: desde guarderías y hogares de ancianos a proyectos de reintegración de delincuentes y personas sin techo, propuestas de agrupaciones juveniles, de homosexuales y minorías étnicas, o bien voluntariado. Los fondos salen de la lotería y de donaciones particulares, y la entrega de las Manzanas de Orange, el premio anual que reconoce el esfuerzo realizado, es la cita preferida de ambos.

Es verdad que la crisis cuestiona “la sociedad en la que todos los ciudadanos utilicen sus recursos y puedan hacer oír su voz en pie de igualdad”, que el nuevo rey propuso en su discurso de aceptación de la Corona. Es igualmente cierto que será muy duro sustituir “el estado de bienestar del siglo XX, por la sociedad participativa del siglo XXI”. Pero su promoción de una Holanda más inclusiva es sincera, y la pareja se apoya sin disimulo en la tarea. “Máxima y Guillermo ocasionan gastos, desde luego. Los presidentes de Gobierno también son caros, y muy pocos tienen el carisma del estadounidense John Kennedy”, señala la historiadora, cuando se le menciona el contraste entre el gasto de la realeza y la austeridad derivada de la crisis.

Categorías: Miscelanea

James Rodríguez, energizante y solidario

Mié, 30/07/2014 - 00:05

El fútbol no es lo único que está en la cabeza del nuevo 10 del Real Madrid. La prueba es lo que ha dejado ver en estos últimos días el nuevo héroe cafetero, que ha tenido que hacer un curso acelerado de galáctico. Pero James Rodríguez parece llevarlo bien a pesar de que hace solo un par de meses estaba a la sombra del goleador Falcao García, quien atraía todos los focos. Hoy la historia es otra. El nuevo niño maravilla no había acabado de salir del Santiago Bernabéu ovacionado por 40.000 hinchas, cuando se embarcaba en un avión hacia Bogotá, donde se escabulló en un vuelo privado a Medellín como lo hacen las estrellas.

“Para que se hagan una idea de lo que comienza a significar el paso de James Rodríguez al Real Madrid: este miércoles [día 23] pisó por primera vez suelo colombiano como jugador merengue y prácticamente recibió trato presidencial”. Así arrancaba uno de los relatos sobre su llegada a la capital colombiana. En pocas horas, después de haberse convertido en la estrella del Mundial, James empezaba a vivir lo que significa ser el jugador más cotizado del planeta. En 2013 su ficha fue negociada del Oporto al Mónaco por 45 millones de euros y solo un año después ha pasado al Madrid por casi 80 millones.

En Bogotá no hubo declaraciones a la prensa. James tenía otros planes, además de descansar. Uno de sus familiares anunció que el delantero, que acaba de cumplir 23 años, se estrenaría como empresario. En estos días lanza su propia bebida energizante. Es una idea de su familia. Eligieron ese producto porque creen que representa esa “fuente de energía” que muchos ven en el nuevo crack. “Queremos dar un mensaje de mesura en el consumo con un producto que sí funciona, pero tomando lo justo para que la actitud del 10 esté al alcance de todos”, dijo uno de sus voceros a los medios.

Hasta ahora, el zurdo era una figura emergente que empezó a conectarse con la afición local al liderar a su selección en el Mundial Sub-20 que se jugó en Colombia en 2011, en donde descolló. Tímido, católico, esposo ejemplar y conservador en la calle, pero con una mentalidad ganadora en la cancha, emergió con un carisma que hoy todos le reconocen. Hoy suma más de cuatro millones de seguidores en Twitter.

Ver a James promocionando un producto no es nuevo. Las ganancias de su bebida 10 Gold —de cafeína, taurina y guaraná— se sumarán a las que ya recibe por ser imagen de marcas como Milo (de Nestlé), el champú Clear, Bimbo y Rexona, además de Adidas a nivel mundial (que viste al Real Madrid). Es previsible que más marcas se sumen a la lista tras ver el impacto comercial de su fichaje, que acumula cerca de 350.000 camisetas vendidas con su nombre.

Pero hay otra cara de James lejos de las cámaras: la del joven benefactor. Las ganancias por la venta de su bebida irán a la Fundación Colombia Somos Todos, que creó hace más de dos años en Ibagué, la ciudad donde creció, para ayudar a niños de escasos recursos, amantes del deporte, a concretar sus sueños llevando una vida sana. “Lo hace porque él vivió momentos en que eran pocas las oportunidades que tenía para entrar a una escuela”, dice su tía Patricia Rubio, que trabaja en la fundación junto a otros familiares y amigos del goleador.

No se trata de formar a otros James Rodríguez. “Él quiere aprovechar el fútbol para formar a los niños en valores independientemente de lo que hagan en el futuro”, dice su tía. Por eso van dos veces a la semana a la sede de la fundación, donde James tiene una cancha sintética que alquila al público en general para cubrir los gastos, que salen en su totalidad de su bolsillo. Allí, su tía ha ido organizando, para mayor atracción, una especie de museo con las camisetas firmadas de otros ídolos con los que James ha jugado. “Ya estoy exhibiendo la número 10 del Real Madrid que él mismo me envió”, dice orgullosa.

James busca que su fundación crezca. En estos días se le vio visitando a niños y jóvenes enfermos en el Hospital San José de Bogotá. Sus seguidores se enteraron cuando publicó las fotos en redes sociales. “Una sonrisa en un momento difícil es algo que todos podemos ofrecer”, escribió el crack. Rápidamente su mensaje recibió más de 600.000 me gusta. También envió regalos a otros niños enfermos en Ibagué y ha patrocinado brigadas de peluquería y odontología en pequeñas escuelas.

Por ahora, la nueva vida del astro colombiano parece perfecta. Hasta la moda empieza a elogiar al delantero. Así lo hizo la revista Vogue, que dedicó un artículo elogiando su figura y también a la familia que ha construido con Daniela Ospina, de tan solo 22 años y con quien ya tiene una hija de un año. “Su look de ‘niño bueno’ lo hace perfecto para ocupar el trono dejado por el ahora retirado David Beckham. Y como Beckham, Rodríguez tienen los valores familiares que encajan”, dice la revista.

A pesar de ser tan joven, la nueva pareja de moda está junta desde hace cinco años. Daniela, jugadora profesional de voleibol, es la hermana del portero del Arsenal inglés David Ospina. Se ennoviaron vía Internet cuando él deslumbraba en las canchas argentinas con el modesto Banfield, con el que obtuvo un título y el billete a Portugal. Se casaron a finales de 2010 y en 2013 nació Salomé.

Como sucede con las esposas de otros futbolistas, la popularidad de Daniela subió como la espuma tras la presentación de James Rodríguez en el Bernabéu. Pero a diferencia del volante, ella ha sido insultada por algunos en las redes sociales que la tildan hasta de tener “cara de travesti”. La colombiana ha zanjado controversias publicando un mensaje contundente escrito en una pequeña hoja de papel: “Disculpa si no cumplo tus expectativas, mis prioridades es cumplir las mías”. La respuesta ha tenido más de 70.000 me gusta. También en las redes la pareja se alza como un equipo ganador a prueba de bombas.

Categorías: Miscelanea

Al diseñador de Balmain le gusta que le "copie Zara"

Mar, 29/07/2014 - 13:08

Es una vieja batalla de la industria de la moda. Diseñadores, noveles y asentados, se quejan de que las grandes cadenas textiles se inspiran demasiado literalmente en sus prendas para facturar versiones a precios asequibles. Algunos, como los estadounidenses Alexander Wang y Diane Von Furstenberg han llegado incluso a patentar sus diseños para así estar protegidos bajo el paraguas de la ley de propiedad intelectual en caso de alguna firma ose a copiar sus creaciones.

Lo realmente sorprendente es que el director creativo de una marca de lujo se muestre públicamente satisfecho e incluso honrado de que los productores de pronta moda hayan tomado su colección como referente. Y Olivier Rousteing lo ha hecho. El diseñador de Balmain, de 28 años, ha definido a los estilistas de Zara, concretamente, como unos genios en una entrevista concedida al diario The Independent. "Me encanta ver en el escaparate de Zara mi ropa mezclada con la Céline o Proenza Schouler. Lo hace mejor que yo. Son geniales. Van muy rápido y demuestra una gran sensibilidad estética al elegir exactamente las piezas que deben elegir de cada diseñador", espeta.

El creador, uno de los preferidos de Rihanna, asegura que puede prever cuales de sus prendas serán adaptadas por las grandes cadenas antes incluso de que pisen la pasarela: "Cuando hice mi colección Miami y presentamos cuadros blancos y negros sabía que llegarían a Zara y a H&M. Pero lo hicieron de una forma muy intelegente: mezclaron la silueta de Céline con mi estampado para Balmain ¡Bien hecho! ¡Me hace muy feliz que Zara copie a Balmain".

A juzgar por el resto de la entrevista, sus palabras no son irónicas y revelan que también existen creadores que asumen este fenómeno como parte del círculo vital de la moda. Sobre todo porque no solo las firmas de precios accesibles se inspiran en las marcas de lujo. También algunas grandes compañías lo hacen. Y aunque no sea una práctica inevitable resulta complejo luchar contra ella, demostrar, por ejemplo, que el uso de tachuelas en un zapato de salón o de un estampado de cuadros es prerrogativa de una única casa.

Categorías: Miscelanea

Andrej Pejic ya es una mujer

Mar, 29/07/2014 - 00:05

Pasó de rareza a superestrella. El viaje de Andrej Pejic (Bosnia-Herzegovina, 1991), el chico-chica de la moda, el modelo que hizo de la androginia una baza rentable para las marcas, acaba de dar un viraje definitivo. A finales de la semana pasada, confesaba a varios medios que a principios de este año completó su proceso de reasignación de sexo. A partir de ahora es Andreja Pejic.

En 2011, grandes firmas como Marc Jacobs o Jean Paul Gaultier (este último, vistiéndole de novia en la alta costura) daban el golpe de efecto subiendo a Pejic a su pasarela. Incluso Rosa Clará haría lo propio, en 2012, en la Barcelona Bridal Week. Su singularidad y el olfato para explotarla la llevó a lo más alto: lo mismo se vestía de esmoquin que se enfundaba un biquini, jugaba al intercambio de papeles con la ambigua modelo Erika Linder, posaba desnudo para Mario Testino, acudía a la llamada de David Bowie para hacer de chica Junto a Tilda Swinton en el videoclip de The stars (are out tonight) e incluso se colaba en la lista de las 100 mujeres más sexy de la revista FHM. Próximamente se estrenará en cine con un papel en la adaptación de carne y hueso de La sirenita que prepara Sofia Coppola.

El camino para asumir su condición transgénero no ha sido fácil. “He querido compartir mi historia con el mundo porque creo que puede ayudar a la gente. Mi meta es ponerle una cara humana a toda esta lucha, siento que tengo una responsabilidad”, ha dicho. Lo supo con 13 años, cuando vivía con su familia en Australia. “No sentía que fuera gay, pero tampoco sabía que existieran otras opciones. Gracias a Internet descubrí que existe una enorme comunidad de transexuales ahí fuera. Y que hay médicos, tratamientos, investigación para llevarlo a cabo”. Desde esa edad comenzó su evaluación psiquiátrica, que interrumpió cuando comenzó a posar con 17 y retomó hace un año y medio.

En sus arranques fue una incomprendida. Lo recordaba en una entrevista para Style la semana pasada. “Cuando me mudé a Londres, si iba a un casting me encontraba con respuestas tipo: ‘No… tú no encajas aquí’. Y cuando me cerraban un casting femenino, las chicas reaccionaban diciendo: ‘¿Por qué mandan a un chico?’. Llevó tiempo ir convenciendo a la gente. Esto no ha sido un camino de rosas”. Su objetivo ahora, dice, “es hacer de la androginia algo comercialmente exitoso para las marcas”. También “luchar porque las modelos y los modelos transgénero seamos mercancía nicho para la moda. Es lo mismo a lo que se tuvieron que enfrentar las modelos afroamericanas en los noventa. Hay que cambiar mentalidades”. Y señala entre sus ejemplos a seguir a su colega de profesión la modelo transexual Lea T (musa de Riccardo Tisci, de Givenchy) y la actriz Laverne Cox, otro de los nuevos grandes exponentes del cambio de sexo gracias a su papel en la serie Orange is the new black.

Una broma recurrente de Pejic para salir al paso cuando se le preguntaba por un posible cambio de sexo era responder: “Solo si Victoria’s Secret me confirma para desfilar como uno de sus ángeles en ropa interior”. Ya solo falta que la firma de lencería más aclamada del planeta le recoja el guante.

Categorías: Miscelanea

Hola, soy famoso y vengo a decirte cómo tienes que vivir la vida

Lun, 28/07/2014 - 17:17

En los últimos años, Madonna ha pasado más tiempo hablando de sus poses de yoga y de sus rutinas calisténicas que de su música. Leonardo DiCaprio se ha dejado 50 millones de dólares en un piso en Greenwich Village, Nueva York, cuyos suelos son buenos para la postura humana (!), cuyas luces ultravioletas repelen a las bacterias (!!) y con tecnología suficiente para conectarse, si el protagonista del El lobo de Wall Street así lo deseara, con sus ritmos circadianos (!!!). A John Tavolta no hay quien lo haga cejar en su empeño por ser inmortal gracias a la dieta macrobiótica. Gwyneth Paltrow lleva siglos insistiendo en que si comiéramos comida diez veces más cara estaríamos mucho más sanos. Arinna Huffington ha vendido más de millón y medio de copias de su libro, Medra: La métrica para redefinir el éxito y crear una vida de bienestar, sabiduría y sorpresas, en el que alerta al lector de que la clave del éxito está en la meditación y en dormir mejor. Y ahora, Blake Lively, la que capitaneó aquel barco de lujo y esplendor llamado Gossip girl, se ha estrenado en el mundo de la prescripción clínica que conforma el nuevo paradigma del famoseo internacional.

Dicho de otra forma: así como ayer lo que verdaderamente puntuaba en la jungla de los famosos eran fotos en coches prohibitivos llegando a fastuosas fiestas donde hasta el aire tiene renombre, ahora lo que de verdad se impone es colgar en Instagram una foto de una crema de cualidades milagrosas y lo bien conjuntada que va uno dándole a las máquinas del gimnasio. Es la respuesta del mundo del famoseo a una nueva era, una en la que solo en Estados Unidos el mercado de productos de salud crece a un 7,2% anual. En la que el turismo de bienestar –esos viajes que todo el mundo hace para realizar actividades espirituales o meditar en grupo o perder peso en un spa– genera 4.390 millones de dólares al mes. Si la salud ha sustituido al dinero y a los modistas como símbolo de estatus, los famosos no solo van a ser los que más demuestren, van a ser los que sigan diciendo cómo hay que hacer las cosas.

La pionera en esto fue la avezada Gwyneth Paltrow, actriz ganadora de un Oscar y reputada gurú de la salud con dos libros de cocina publicados en los que se prescide, como todo humano debería hacer, de café, alcohol, lácteos, huevos, azúcar, marisco, patatas, pescados que no vengan de la costa, tomate, pimienta, berenjenas, trigo, carne y  soja (asi como regala trascendentales reflexiones de la talla de: "El mejor pescado es que el que se pesca en el mar al lado de mi casa de verano" o "No podría vivir sin mayonesa vegetariana"). También sabe más que todos los demás de estilo vida, como prueba su Instagram, lleno de productos que si no compramos de inmediato dejarán una ausencia en nuestro organismo que nos matará el día menos pensado, o su web, Goop, donde nos explica las virtudes de tener una funda de iPad de Valentino o una joya de 1.500 dólares. Pero no todo es tan superficial. También le regala al lector recetas para hacerse un kimchi de pera blanca o un chai de gengibre ideal para las purgas de invierno.

Entre ella y Blake Lively, que la semana pasada estrenó la enésima página de estas características de cuantas han llegado a Hollywood, hay todo un mundo de fe ciega en superproductos, de milagros de hoy que son ruina de mañana y de nombres que un día estuvieron en una pantalla grande y que ahora venden cremas para bebés. Jessica Alba, por ejemplo, se ha entregado a perfeccionar su propia línea de productos orgánicos para bebés. ¿Por qué? "Porque ser madre puede ser abrumador y confuso. He creado esta compañía para ayudar a las mamás y darles a los niños un comienzo mejor y más seguro", explica en su página web. Los productos orgánicos son la clave de la felicidad.

Madonna también tiene su propia cadena de gimnasios y hace poco sacó su línea de cosmética MDNA Skin Care para aquellas que quieran desafiar a la gravedad como lo hace su cutis. Su Instagram es también todo un escaparate para demostrar las virtudes de una mascarilla. Y Ellen DeGeneres sacará también su propia marca dentro de poco.

Pero, ¿tiene todo esto alguna conexión con la realidad? ¿Es posible que estos consejos tengan alguna utilidad? "Da subidón saber que estás viviendo como una estrella", explica Rachel Bertsche, autora de Jennifer, Gwyneth and me, un libro en el cuenta cómo pasó un mes sometiéndose a las dietas y entrenamientos de Jennifer Aniston, Gwyneth Paltrow o Jessica Alba. "Gwyneth, por ejemplo, se ha hecho rica diciendo lo fabulosa que es su vida y proponiendo cosas que son, al final, inalcanzables". Así, en el capítulo dedicado a la Paltrow, la sensación que transmite Bertsche tiene poco de felicidad y bienestar y mucho de hambre y lágrimas.

Todo esto no es más que el síntoma de un problema más grande: frivolizar la salud hasta haberla convertido en una moda, con precios que suben y bajan, con productos estrella que aparecen y desaparecen, solo hace que parezca más inaccesible de lo que es. Porque al final, hasta en la sección de congelados hay opciones más saludables. Dar un paseo ya es mejorar el modo de vida. Todo es cuestión de actitud, que es todo lo que nos están vendiendo. Solo que eso es lo único que no se puede comprar.

Categorías: Miscelanea

La naviera de Matutes compra el exyate real Fortuna por 2,2 millones

Lun, 28/07/2014 - 14:25

El yate Fortuna (ahora llamado Foners) pasará a ser propiedad de la naviera Baleària. La compañía privada ofertó en marzo pagar 2,2 millones de euros por la propiedad de la nave a cuyo uso renunció el rey Juan Carlos en mayo de 2013. La propuesta de compra caducaba en unos días. El emblemático barco ha sido vendido a un precio muy inferior al previsto en los primeros cálculos, alrededor de ocho millones.

La compañía marítima Baleària, que se hará cargo del gran yate, tiene como accionistas de referencia al potentado y exministro Abel Matutes y al naviero Adolfo Utor. Balearia evitó hoy detallar qué función dará al barco, pero rechazó que fuera a ser puesto en alquiler chárter.

El antiguo Fortuna fue una donación hecha en el año 2000 por empresarios turísticos, banqueros y el Gobierno de Baleares, que reunieron más de 18 millones de euros para sufragar su construcción. Los mecenas baleares se organizaron en la Fundación Turística y Cultural, Fundatur, que preside Carmen Matutes, hija de Abel Matutes. Fundatur reclamó la posesión de la última nave del Rey una vez que la familia real renunció a su uso. El anterior Fortuna fue también un obsequio, en 1979, del rey Fahd de Arabia Saudi.

El hoy rebautizado como Foners (otra F para mantener las iniciales en la mantelería, lencería y cubertería) se puso en venta por ocho millones, pero el flujo del mercado de embarcaciones de lujo rebajó su cotización, posiblemente por su consumo de combustible (25.000 euros cuesta llenar los depósitos) y la necesidad de una tripulación numerosa. La indemnización a los diez marineros contratados por parte de Patrimonio Nacional subió a 1,2 millones.

En el adiós del Rey al Fortuna pesaron las reiteradas convalecencias de don Juan Carlos por sus operaciones traumatológicas, inevitables cuestiones de imagen y austeridad y, además, la decisión de Gobierno de recortar la partida a Patrimonio Nacional para el mantenimiento de la nave. El Fortuna tiene 41,6 metros de eslora.

La colecta para regalar el barco al Rey Juan Carlos en 2000 nació de un grupo promotor formado por empresarios de confianza y de su generación de Mallorca: Gabriel Escarrer, de Meliá Hoteles; Gabriel Barceló, de Barceló Hoteles; Pedro Serra, del diario Última Hora; Miguel Fluxá, de Iberostar; y José Francisco de Conrado, del grupo de La Caixa (antes ligado a Patrimonio Nacional). El abono por empresa se fijó en 600.000 euros. El Gobierno balear de Jaume Matas puso más de dos millones.

Entre los mecenas estuvieron la Banca March, la caja Sa Nostra; el Crédito Balear; Soltour; Air Europa, de Juan José Hidalgo; la eléctrica Gesa Endesa; Riu Hotels; Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán, de Spanair-Marsans; Miquel Ramis, de Grupotel; Jordi Rosselló-Roxa, de Blau Hotels; Abel Matutes, de Palladium Hoteles; Piñero, de Soltur; Carrillo, de Hoteles Globales; el impresor José García; el comerciante Antonio Fontanet; el industrial Klaus Graff, de Teka y Puerto Portals, y el hotelero Miquel Vicens. Fuentes de la fundación reconocieron aportaciones de la revista ¡Hola!, el grupo perfumero Puig y Freixenet, entre otras firmas.

Categorías: Miscelanea

La Reina Sofía con seis de sus nietos toma el mando en Marivent

Lun, 28/07/2014 - 12:50

Con la imagen deportivo turística de la reina Sofía rodeada por seis de sus ocho nietos -y una de sus dos hijas, la infanta Elena-, se ha disipado la primera duda acerca de la continuidad de la tradición del veraneo en Mallorca, en Marivent, de la familia de los Reyes. La reina, ejerciendo de abuela protectora, cámara de fotos en mano, controló como la tropa infantil inició su entrenamiento anual en los deportes de la mar, una vocación histórica cultivada por la familia Borbón.

En la escena preparada en el club de vela Calanova, a escasa distancia del palacio de Marivent que usa la Familia Real desde los años 70, han aparecido los cuatro hijos de Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina -ambos ausentes e imputados en el caso Nóos que se investiga en Palma- y los dos descendientes de Jaime Marichalar y la infanta Elena, quien sí estuvo en la preparada sesión privada.

Los barcos de regatas y la presencia de varios monitores de vela resaltaron el motivo de la foto-noticia. Alrededor de la abuela y también experta navegante estaban los seis nietos mayores: Juan Valentín, Pablo Nicolás, Miguel e Irene Urdangarin y también Victoria Federica y Froilán Marichalar. La infanta Elena y su hijo usan trazos de la bandera española en complementos de su vestuario, ella en el cinturón y el niño en el calzado.

No aparecieron en la fotografìa coral la princesa Leonor y su hermana Sofia, toda vez que se espera su llegada a Mallorca en compañía de sus padres los Reyes Felipe y Letizia, probablemente a principios del mes de agosto. La heredera al trono y su hermana está previsto que se inicien en los primeros rudimentos náuticos y marineros.

Categorías: Miscelanea

Los amos de la moda, al rescate del arte

Lun, 28/07/2014 - 10:11

Cuenta Diego Della Valle que fue algo natural para él, como respirar o cerrar negocios. "Cuando supe que la Superintendencia buscaba patrocinador para restaurar el Coliseo, me propuse. Es un honor para mí y mi familia contribuir a la recuperación de uno de los monumentos más bellos e importantes del mundo", afirma el dueño de la firma de moda Tod's desde su cuartel general de Sant'Elpidio mientras se prepara para bajar a Roma a recoger los primeros frutos de una inversión de 25 millones de euros. Tras años de trabas burocráticas y escepticismo, la primera fase de las obras para fortalecer el antiguo anfiteatro acaba de terminar. Della Valle lo celebra: "El arte y la cultura, como la comida y la moda, son los recursos verdaderos de nuestro país. Varios empresarios han emprendido este camino de defensa del patrimonio común y espero que sean cada vez más".

Con su porte distinguido, el empresario textil lidera un ejército de colegas que batallan contra el desgaste y deterioro de las glorias artísticas nacionales. Los señores de la alta moda se han entregado con munificencia al mecenazgo. Una cruzada valiosa en tiempos de vacas tan flacas que el presupuesto del Estado abandona el patrimonio a un destino de ladrillos caídos, techos peligrosos, lienzos degradados o mármoles oscurecidos. "Nos ocupamos todos los días de crear lo bello. Es algo que llevamos en la sangre. Es el momento de devolver un trocito de lo recibido por el pasado, un trocito de positividad. No importa si se donan 25 millones o un euro: todas las empresas con cuentas en orden deben sentir esta responsabilidad", sostiene el patrón de Tod's, que también ayuda al teatro La Scala de Milán.

El mismo concepto resuena en Florencia: "No estamos haciendo ningún regalo, sino que devolvemos lo suyo a la colectividad”, dice Stefania Ricci, directora del museo florentino de Salvatore Ferragamo. "Casi no nos damos cuenta: mamar tanta belleza desde niños, pasear por la solidez de las formas arquitectónicas o respirar la perfección de ciertas obras nos inyectó en las venas cuidado e instinto estético". Defiende que quienes construyeron su genio y fortuna gracias a aquella inspiración "tienen obligación moral de involucrarse". En el caso de la firma que representa, se tradujo en una reciente donación de 600.000 euros para recuperar, en un año, ocho salas de los Uffizi. El museo, que custodia joyas del humanismo hecho pintura, sufre recortes continuos y trata de preservar de la humedad los centenares de obras de los siglos XVI y XV que guarda en sus sótanos.

La maestría hidráulica de los lejanos fundadores de Roma dejó en herencia una ciudad riquísima en fuentes. “Sirvieron de manantial de inspiración para los creadores de todo el mundo", consideraba Silvia Venturini Fendi, cuando anunció posando junto a Karl Lagerfeld que iba a financiar con 2,2 millones de euros el maquillaje de la Fontana de Trevi, quizás una de las más emblemáticas. Era febrero de 2013. Se asignó el encargo por concurso público. Desde hace unos pocos días, andamios y protecciones transparentes envuelven el monumento donde se bañó Anita Ekberg. Las obras van a durar unos 20 meses. Después arrancará el salvamento de las Quattro Fontane, cuatro estatuas que ocupan las esquinas de un cruce cercano y representan los ríos Tíber y Arno y las diosas Juno y Diana.

Otro nombre de la alta costura asociado indisolublemente a la ciudad es el de Laura Biagiotti. Su perfume femenino se llama Roma y la botella recuerda la orgullosa arquitectura del Panteón o la majestuosidad de la columnata de San Pedro. "El amor por el arte me lo infundió mi padre desde la infancia. Cuando decidí dejar de lado el estudio de las catacumbas paleocristianas para dedicarme a la moda, ese bagaje ya estaba en mí", revela. Tanto que en 2000 ejerció de pionera en esta carrera por el mecenazgo e hizo posible la recuperación de la escalinata que sube hasta la plaza del Campidoglio diseñada por Miguel Ángel y también de las fuentes gemelas de la Plaza Farnese.

Otra insigne casa, Gucci, firmó a mediados de junio un convenio para recuperar unos tapices renacentistas y exponerlos en el Salón de los Doscientos, en el Palacio Vecchio, símbolo cívico florentino. Micaela le Divelec Lemmi, vicepresidenta de la marca, lo anunció sacando pecho: "Nuestra historia y la de Florencia son una sola. Nos entusiasma ayudar a preservarla". El entusiasmo se concreta en 340.000 euros, recaudados en parte por la venta de entradas en el museo de la maison, que recoge sus creaciones más clásicas y célebres.

No estamos ante un mecenazgo platónico: las marcas también cuentan con una buena contrapartida en términos de imagen y publicidad. Además, el ministro de Cultura Dario Franceschini, aprobó en mayo un decreto que establece que los ciudadanos y las empresas pueden detraer de sus declaraciones de la renta el 65% de las sumas destinadas en 2014 y 2015 a tutelar el arte.

Cuando, por ejemplo, a principios de 2015, una parte del puente de Rialto de Venecia sea empapelada por las reformas, su generoso salvador, Renzo Rosso podrá poner publicidad de sus vaqueros Diesel. El ayuntamiento lagunar, que se ahoga en rompecabezas económicos y arquitectónicos, abrió un concurso para encontrar un sponsor privado para fortalecer la estructura bajo la cual pasan cada día miles de góndolas y ferris. El rey de los jeans, dueño del grupo OTB, sintió "la urgencia de participar en el rescate de un símbolo de la ciudad de arte más cercana y significativa", cuenta desde Bassano del Grappa. Ofreció cinco millones y ganó. Rosso asocia Venecia con sus años de formación, cuando se matriculó en Económicas, carrera que no llegó a terminar porque entró en una empresa que transformó en ese pequeño milagro anticrisis que hoy es Diesel. “Siempre pensé que es un deber cívico restituir parte del éxito propio. Esta es mi visión moderna, innovadora y socialmente consciente de ser emprendedor". Las maniobras para la restauración del puente sobre el Gran Canal empezaron hace meses, aunque aún no estén en fase operativa: "Rialto perdió algunas piedras, pero también tiene problemas de estructura. Antes de ponerse a trabajar hubo que hacer estudios submarinos. Ahora estamos listos. En un año estará curado".

No solo sufren monumentos o museos tan representativos, Italia presume de un patrimonio extenso alejado de las rutas turísticas. Bien lo sabe el empresario-humanista Brunello Cucinelli, que desde una minúscula localidad de Umbría, en el centro de Italia, construyó un imperio de cachemir. Orgulloso y conmovido mantuvo la sede en el Borgo di Solomeo y reivindica su arraigo en las tierras donde los etruscos llevaron la civilización, cuando aún Roma era un pueblo de guerreros, donde predicó San Francisco de Asís y Giotto pintó bóvedas espectaculares. "En mi vida he cultivado siempre un sueño: el del trabajo útil para un objetivo importante. Sentía que las ganancias de la empresa, por sí solas, no bastaban para realizar este sueño, y que debía buscarse un fin más alto", argumenta. Por eso, en 2011, puso un millón de euros para restaurar la puerta etrusca que recibe en la ciudad de Perugia, capital de la región. Mientras el Estado ajusta su presupuesto y prioriza cuestiones más terrenales, los nuevos mecenas cultos, ricos e ilustrados intentan frenar el paso del tiempo y el descuido humano. Hay que ver si las fuerzas son suficientes.

Categorías: Miscelanea