Las olas de calor pueden aumentar la mortalidad entre la población, ya existe una definición científica para la ola de calor

El cambio climático provocará un aumento de hasta en seis grados de las temperaturas máximas de la Península Ibérica para finales de este siglo y confirmará la tendencia hacia una reducción de las precipitaciones, según se desprende de las nuevas proyecciones regionalizadas del calentamiento global, elaboradas por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Por otro lado, investigadores internacionales han creado una definición de ola de calor que se podrá usar para documentar, por primera vez, cómo la mortalidad causada por este fenómeno impacta de forma diferente en las distintas ciudades europeas. Los autores explican su trabajo en la revista especializada 'Environmental Health'.

Las olas de calor pueden aumentar la mortalidad entre la población, pero hasta ahora no había una única definición científica para los golpes de calor ocasionales que suelen aparecer en el verano.

Según la investigadora Daniela D'Ippoliti, de la autoridades regionales de salud de Roma (Italia), "las olas de calor de larga duración tienen los mayores impactos en la mortalidad y resultan entre 1,5 y 3 veces más mortal a diario que otras".

"Los mayores son la población que corre un mayor riesgo durante las olas de calor, en especial las mujeres. Y el exceso de mortalidad es, en la mayoría de casos, por enfermedades respiratorias y no cardiovasculares", asevera.

La definición de ola de calor de estos investigadores es un periodo de al menos dos días en los que la temperatura máxima aparente ('Tappmax', en inglés), una interacción entre la temperatura máxima del aire y la humedad, está entre la máxima mensual del 10 por ciento o cuando la temperatura mínima está entre la mayor del 10 por ciento, con la temperatura máxima aparente por encima de la media.

Sobre las futuras aplicaciones de este trabajo, D'Ippoliti dijo que las predicciones sobre los cambios climáticos para Europa han mostrado "un incremento en la frecuencia e intensidad de las olas de calor, en especial en el centro, sur y este de Europa".

"Como consecuencia, la mortalidad relacionada con el calor va a convertirse en un importante reto, incluso en ciudades que normalmente no están expuestas a un calor extremo", apunta la experta, asegurando que el impacto de las olas de calor "es diferente en las distintas ciudades, por lo que las intervenciones de las autoridades sanitarias deben ser diseñadas para las necesidades específicas y centrarse en los mayores, sobre todo en las mujeres mayores que viven en ciudades".

En una segunda fase de actualización de escenarios regionalizados mediante la utilización de nuevos datos procedentes de los modelos globales, que constituyen la base del IV Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre cambio climático (IPCC, por sus siglas en inglés), aprobado en Valencia en 2007.

Concretamente, las proyecciones de temperatura muestran un aumento, que será más acusado en las máximas. Para la zona de España peninsular, el 90 por ciento de las proyecciones obtenidas muestran un incremento de la temperatura máxima para el período 2071-2100 entre tres y seis grados centígrados, respecto a los valores de referencia (1961-1990).

Mientras, para la temperatura mínima este incremento está comprendido entre los dos y los cinco grados centígrados, un aumento que será ligeramente inferior en la Comunidad balear, especialmente en los valores máximos, como consecuencia del efecto amortiguador de los océanos, según apunta la AEMET.

Por otro lado, las proyecciones para la precipitación muestran una mayor dispersión de resultados, según indica el informe de AEMET, aunque durante la primera mitad de siglo no existe una tendencia significativa en la precipitación de la España Peninsular, sí existe a la reducción de la misma en la segunda mitad del siglo XXI.

Para el último decenio de este siglo, las precipitaciones medias de la España Peninsular podrían situarse probablemente en una horquilla situada entre el 15 por ciento y el 30 por ciento respecto a la precipitación del periodo 1961-1990.

Las proyecciones o escenarios climáticos regionales constituyen uno de los puntos de partida para valorar los impactos, la vulnerabilidad, y las necesidades futuras de adaptación frente al cambio climático. A juicio de la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, que ha presentado el informe en compañía del presidente de AEMET, Ricardo García, todos estos resultados "confirman los obtenidos previamente".

Por su parte, García ha señalado que "los días serán más calurosos y las noches no tan frías", y que con el cambio climático los inviernos serán "más cálidos" hasta con un "descenso de un 20 por ciento de las precipitaciones". Además, el presidente de AEMET ha destacado que la agencia colaborará a partir de ahora en la elaboración de informes del IPCC.

"Si las temperaturas crecen hasta en seis grados, nuestros nietos vivirán que el clima de Sevilla será similar al de Tucson (Arizona, Estados Unidos) --hay un desierto--, Madrid podría convertirse en Sevilla y el clima de Pamplona en el madrileño", ha detallado.

En esta línea, ha resaltado que no se trata de una proyección "irremediable" sino de "información para la acción" que hay que trabajar en las políticas de adaptación al cambio climático. Ribera, de esta forma, ha subrayado que la mejor forma de erradicar los efectos de este fenómeno en la Península reside en la reducción de emisiones de efecto invernadero porque España "será uno de los países de Europa más sensibles al encontrarse en el Mediterráneo".

Estas proyecciones están disponibles en la página web de la AEMET y presenta gráficas que corresponden a toda España peninsular y a las 17 comunidades autónomas a escala anual y estacional. No obstante, se irán complementando estos resultados en sucesivas actualizaciones con información relativa a otras variables, a extremos, otros escenarios de emisión y otras fuentes de datos.

FRomero
Sindicato Médico Andaluz

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Use [fn]...[/fn] (or <fn>...</fn>) to insert automatically numbered footnotes.
  • Use [# ...] to insert automatically numbered footnotes. Textile variant.
  • Puede insertar vídeos usando la marca [video:URL]

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura. SI se diferencían mayúsculas de mínúsculas por tanto la respuesta SI tiene que coincidir exactamente con la solución.
CAPTCHA de imagen
Escriba los carácteres que muestra la imagen. Ignore los espacios. SI se distinguen mayúsculas de minúsculas.