Dirección Web: https://www.smandaluz.com/noticia/2085/vuelva-usted-maana-otra-vez

18/03/2019

Atención Primaria,

«Vuelva usted mañana» … ¿otra vez?

«Vuelva usted mañana» … ¿otra vez?

Hoy publicamos una carta enviada desde Atención Primaria por un compañero que firma como "médico de cabecera" donde hace una reflexión sobre los presumibles cambios en AP y el tiempo. ¿Llegarán?

El tiempo es la moneda universal. Lo damos, lo quitamos, lo vendemos y lo compramos.

Todo pasa por la “máquina registradora” del tiempo. Preside nuestros acontecimientos dando y quitándonos la razón y recordándonos nuestras promesas cumplidas e incumplidas, ¡maldito tiempo! a veces.

Nuestra sanidad carece ya de tiempo. Nos lo quitaron hace mucho, con la desidia que da la desesperanza. Se priorizó el desencanto.

¿Hace poco tiempo? recibimos con alegría el glosario de cambios del nuevo gobierno de Andalucía, también en sanidad, nos pareció un buen menú en la carta de la campaña. Creemos que el haber tirado de nuestras batas, va a cambiar nuestro desencanto por el sentimiento de la escucha activa por parte de la Administración.

Hace unos días leía unas declaraciones del Dr. Aguirre, Consejero de Salud y familia, donde me suscita, de nuevo, las dudas de si todo va a seguir igual. Es así, porque cuando se dirige a la Atención Primaria sus referencias más significativas son: “más capacidad de resolución”; “fidelizar a los pacientes hacia las urgencias de Atención primaria”; “filtro por derivar las urgencias hacia la Atención primaria” ……no leo ningún epígrafe que hable de tiempo y ni de aumentar los recursos humanos, ni más profesionales. Sigo sin fiarme. La conjugación de los dos verbos tan usados en sanidad, acumular y repartir pacientes vienen a mi mente con el soniquete que supone lo cotidiano. La fuga de batas blancas, Consejero, “no va a ser un problemazo”, YA LO ES. Si no se remedia ya, será una catástrofe en unos 8-10 años con las jubilaciones de los que hoy tienen los 60. Y no, no se remediará aumentando la jubilación a los 70 años, porque, aunque se pudiera acoger esta opción no significa que lo hagan, y menos con las condiciones actuales donde como he dicho en otras ocasiones, el maltrato al que estamos sometidos nos aboca al horizonte de la jubilación…en cuanto se pueda. No se preguntan ¿por qué tantos compañeros cuando llegan los 62-63 años, están haciendo el cálculo para ver si se pueden jubilar ya, aunque sea en detrimento de su economía?

Nosotros también conocemos ¡y mucho! de la penosidad, penosidad que, en algunas profesiones es un marchamo para la jubilación con 58 o 61 años. Sabemos, y mucho, de llevarnos las preocupaciones a casa y de poner en tela de juicio nuestro físico en el trabajo, en las urgencias, en zonas rurales, nuestras arterias que no están tapizadas con un material especial.

Es un error, al menos para mí, decir que la sanidad está enferma. Son los sanitarios los que están. El paciente sigue siendo visto de forma adecuada y no con los 5 minutos por consulta, sino por el tiempo extra que le dedicamos fuera de nuestro horario laboral, en el centro y en casa, llevándonos los “deberes” al hogar, estudiamos y nos formamos fuera del poco tiempo de muestras consultas. Seguimos haciendo de compañía a la soledad de muchos ancianos, y de psicoterapeutas a muchas angustias y ansiedades… lo biopsicosocial… pero en 5 minutos.

Humanizar la atención primaria pasa por hacerlo con los profesionales; para fomentar la vuelta a casa de los médicos que huyeron de las condiciones de trabajo en esta comunidad, hay que cuidar a los que estamos, parar la sangría para después reponer.

Llevamos años con las mismas quejas, no hagan que tengamos que escuchar “vuelva usted mañana”, otra vez.

M C L ;   Médico de Cabecera